La guarda y custodia compartida es la situación legal en virtud de la cual ambos padres, separados o divorciados, ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad en igualdad de condiciones y derechos.

 

Según establece la normativa vigente (artículo 21.4 LAU), las pequeñas reparaciones por desgaste de uso ordinario que se deben realizar en la vivienda, cuando la misma se encuentra arrendada, corren a cargo del inquilino. No obstante, es posible pactar lo contrario.

 

La vivienda familiar se considera privativa cuando la misma pertenece a uno de los cónyuges por adquirirla con anterioridad a contraer matrimonio, es decir, antes de constituir la sociedad de gananciales (artículo 1346.1º del Código Civil). Asimismo, la vivienda es la destinada a ser el domicilio familiar.

En aras de intentar recuperar una deuda es aconsejable reclamar de forma amistosa y formal para lograr el pago de la misma lo antes posible. De igual forma, es indispensable realizar un estudio preventivo para disminuir el riesgo de padecer impagos. Por ello, recomendamos que con anterioridad a realizar cualquier tipo de préstamo analizar la capacidad de pago del sujeto, establecer una forma de pago concreta y, por supuesto, dejar constancia por escrito de las transacciones y los acuerdos.

No obstante, aunque se tomen todas las medidas necesarias para prevenir sufrir impagos, nada puede asegurar con totalidad que se podrá evitar ya que siempre existe un riesgo. Por tal motivo, es necesario saber de qué modo actuar ante la falta de pago.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador y sigue navegando por nuestra web, entendemos que acepta su uso.